El concejal Carlos Zapata dice que el alcohol puede poner a las personas en mayor riesgo de contraer el coronavirus, exacerbar la vulnerabilidad de la salud, los comportamientos de riesgo, los problemas de salud mental y la violencia.

Considerando que en estos momentos el licor es el carburante para la violencia intrafamiliar, violar las normas sanitarias y hasta para irrespetar a la autoridad, el concejal de Montería, Carlos Zapata, le pidió formalmente a la administración municipal, decretar la ley seca permanente en la ciudad.

Actualmente la Alcaldía decretó la ley seca desde el miércoles 29 de julio y hasta el lunes 3 de agosto, con repetición los próximos dos fines de semana.

Sin embargo, para el cabildante del partido de la U, la parranda y el consumo de licor en casa es un mal consejero en estos momentos de crisis, y ante el elevado número de fiestas los fines de semana y agresiones intrafamiliares, lo mejor es que la ley seca impere de forma indefinida y se controle estrictamente a los distribuidores.

Reclamó de la ciudadanía mayor conciencia porque mientras invitan a la protesta y se quejan por ayudas humanitarias por el confinamiento, apenas son avisados de la ley seca lo primero que hacen es aprovisionarse de licor.

Sin embargo, insistió en que hay familias vulnerables a las que hay que llegarles con kits alimentarios o subsidios económicos para que suplan necesidades durante los días de confinamiento por las medidas de choque que ha tomado la Alcaldía para atacar la curva de ascenso de la covid-19.

Finalmente, pidió a la ciudadanía tomar conciencia de la situación y asumir una cultura de responsabilidad.